viernes, 6 de marzo de 2015

PROCESO PERSONALIZADO DE ALTO NIVEL TRANSFORMACIONAL: Crea tu Propia Empresa en conexión con el Origen Divino (Inscripciones: del 17 al 31 de mayo de 2016)

¿Quien soy yo y por qué puedo ayudarte?




Me llamo Juliana, y mi nombre espiritual es Colibrí de Oro.  Soy cantante, mujer medicina, escritora y maestra espiritual. En el año 2008 fundé mi propia Empresa -de la mano del Padre Principio y la Madre Tierra-, y desde entonces me dedico a compartir el sistema de los Cantos Arquetípicos -un nuevo camino, de autoconocimiento, creación sagrada y sabiduría ancestral, que nos conecta con la voz de la  divinidad interior a través del canto chamánico, la palabra mitopoética y los oráculos artísticos-.

Reconocer el diseño divino y  la esencia sagrada de mi propia Empresa ha significado para mí dejarme encontrar por mi misión de vida para finalmente ocupar mi verdadero lugar en el mundo, cumpliendo así con una labor de servicio amoroso en pro de la evolución planetaria, al tiempo que logro la realización integral, la autonomía creativa, la independencia económica,  y la libertad de pensamiento, sentimiento y acción que siempre soñé.








¿Cómo inició todo?

Desde niña desarrollé el don espiritual de comunicarme con mi propia divinidad interior, y con la divinidad interior de los otros, a través del canto chamánico, la palabra mitopoética y la creación de oráculos artísticos. Le cantaba al fuego, al agua, a la tierra, al viento, al sol, a la luna, y luego me dedicaba a escribir relatos y poemas sobre los mensajes que esas fuerzas me comunicaban. En mi adolescencia uno de mis pasatiempos preferidos era reunirme en círculo con mis amigos más cercanos para tejer historias, poemas y canciones colectivas, las cuales, con el tiempo, se fueron volviendo cada vez más y más terapéuticas. A los nueve años escribí un pequeño libro de relatos que comencé a consultar en forma de oráculo, tanto para mí como para mis familiares.

Mi familia biológica y mi tribu espiritual, al verme inmersa día y noche en un mundo propio lleno de poesía, magia y libertad, decidieron apoyarme en el florecimiento de mi don, pues veían en mí a la promesa de una artista de nuevo amanecer que llegaría a ser ejemplo e inspiración para muchas personas en el futuro. La Madre Tierra, el Padre Principio y mis ancestros Mhuysqas me enviaron un Colibrí de Oro como guardián espiritual para que me acompañara y me guiara en mi camino de despertar. Aquel guardián mitológico primero fue apareciendo en mis sueños, luego en mis poemas, cantos y meditaciones, más tarde en mis visiones lúcidas y finalmente en un pagamento que hice a las lagunas sagradas de la Sierra Nevada de Santa Marta, en donde se me fue revelado que Colibrí de Oro, además de ser mi guardián mitológico también sería a partir de ese momento mi propio nombre espiritual.

Entre los 15 y los 29 años emprendí una búsqueda muy profunda y comprometida con el propósito de encontrar mi misión de vida y mi propio camino de realización. Durante esa búsqueda recorrí muchos senderos, me formé en distintas escuelas y aprendí de distintos maestros en los ámbitos del arte, la espiritualidad y la comunicación intercultural.

En el área de la espiritualidad caminé durante más de doce años junto a diferentes abuelos y abuelas indígenas de Colombia y América quienes me enseñaron a perfeccionar las artes del canto chamánico, la creación de mitos, el tejido de poemas colectivos y la sanación ancestral, formé parte del Movimiento Continental MAIS, practiqué yoga  integral en la Escuela Satyananda, practiqué meditación za zen en la Fundación para vivir el Zen, aprendí a comunicarme con la Hueste de Maestros Ascendidos, la Hueste Angélica y la Hueste Arcangélica, recibí mis tres tambores ceremoniales (tambor mapuche, tambor lakota y tambor andino aro iris) y estudié a fondo los oráculos afroamericanos de la tradición yoruba.

En el ámbito de la comunicación intercultural me gradué como Comunicadora Social-Periodista de la Universidad Externado, creé una nueva línea de investigación en Comunicación Intercultural en esta misma Universidad, ejercí como investigadora y docente universitaria en el área de realización de documentales y estudié Arquetipos Sagrados a través de diferentes autores como Joseph Campell, Shinoda Bolen, Miranda Grey, Analía Bernardo y Miguel Rocha.

En el campo del arte publiqué los libros: "Entre mundos hermanos" (investigación intercultural, editorial Universidad Externado, 2008), "Alguien Golpea" (Poesía, editorial Universidad Externado, 2006), Psicosoluciones (Traducción, editorial Herder Barcelona, 2002) y La guarida del tiempo (cuento y poesía, editorial Entorno, 2008), me gradué como realizadora de cine documental (en la EICTV, San Antonio de los Baños, Cuba), estudié canto, técnica vocal y música con distintas maestras y maestros particulares (Alejandra Ortiz,  Juanita Delgado, William Morales, Katalina González, Mauricio Vicenzio, Mariposa Solar, entre otros) y me desempeñé varios años como documentalista independiente.

Una noche de luna nueva, a mis 29 años, confundida ante tanta información que había recibido y ante tantas puertas que había abierto,  me senté a meditar con mi tambor chamánico, cerré los ojos y canté hacia dentro  pidiéndole a la Madre Tierra y al Gran Espíritu que me ayudaran a reconocer mi propio camino con corazón. Aunque amaba y agradecía todos los senderos que había recorrido hasta el momento mi intuición me decía que  aún no había encontrado el mío en realidad. La Madre Tierra y el Gran Espíritu me contestaron en aquel canto que mi verdadero camino consistía en  integrar la esencia de todos los anteriores caminos y crear a partir de esa fusión un nuevo camino que se llamaría Cantos Arquetípicos. Ese nuevo camino sería a la vez mi propia Empresa, la cual llevaría el nombre de Centro Colibrí de Oro.

A partir de entonces me senté cada noche en soledad durante varios meses y en cada uno de esos cantos me empecé a comunicar con diferentes arquetipos sagrados que había estudiado,  especialmente llamé a la Diosa Creadora, al Héroe legendario y a la Pareja Sagrada interior. Había leído que los arquetipos están impresos en la memoria biológica y energética de la humanidad y a la vez había visto cómo muchos abuelos y abuelas indígenas se comunicaban a través de su canto chamánico con diversas fuerzas de la naturaleza y el cosmos, así que me dije, ¿y si llamo al chamán que habita dentro de mí?, ¿si llamo a mi abuela interior o a mi héroe visionario? Tal vez ellos puedan traerme la visión, el discernimiento y la guía espiritual que estoy necesitando. Y así empecé a hablar a través de mi canto con la Diosa origen, con el visionario, con la Madre, con la Diosa del amor y con otros arquetipos que fui despertando junto a mi tambor. Luego compartí la práctica de Cantos Arquetípicos con amigos y familiares y más tarde la instrucción de Colibrí de Oro fue transmitir mi propio canto y mi propia medicina con toda la humanidad.

En el año 2008,  fundé el Centro Colibrí de Oro y desde entonces me dedico a compartir el camino de los Cantos Arquetípicos, a través de conciertos, talleres, procesos personalizados, terapias, ceremonias, retiros de meditación, libros, oráculos y discos. Por medio de mi labor he ayudado a cientos de personas de todo el mundo a encontrarse con ellas mismas, a conectarse con la voz de su divinidad interior, a conocerse por dentro, a cantar y a sanar su camino de una forma artística, bella y amorosa.

El Centro Colibrí de Oro se ha convertido con el tiempo en una empresa de sabiduría que inspira a muchos empresarios, emprendedores y profesionales independientes, a crear y empoderar su propia empresa en conexión permanente con el Origen Divino.

Mi guardián espiritual me sigue guiando. Cada vez que canto desde el corazón dejo de ser una mujer y me convierto en un Colibrí de Oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario